La Cocina Verde está de descanso…

12 jun

Hola a todos!! Siento la larga desaparición! Estas últimas semanas han sido moviditas por varias causas. Prácticamente no he tenido ni tiempo ni ganas de cocinar, y por tanto de actualizar el blog.

En unos días espero poder volver a retomar el ritmo. El día 20 vuelvo de Lisboa para quedarme en Valencia durante el verano, así que con el descanso La Cocina Verde podrá revivir =)

La semana que viene prometo nuevas recetas y la explicación de por qué no he estado actualizando como de costumbre!

Disfrutad del final de la primavera!

Irene

Arroz energético con alubias blancas

21 may

Hola! Después de un fin de semana de ausencia, regreso al blog sabiendo un poco más de portugués (porque a estudiarlo es a lo que he dedicado estos días) y con muuuchas ganas de cocinar! Hoy os traigo una receta muy sencilla, un arroz energético con alubias blancas. Como la mezcla de alimentos con diferentes aminoácidos es muy importante para conseguir proteínas completas, desde hace unos meses pongo mucha atención en que, en cada comida, tenga asegurados los 21 aminoácidos necesarios (esto se logra fácilmente mezclando alimentos ricos en proteína, como las legumbres, con ingredientes con carbohidratos, como los cereales). Si no es posible, “reparto” los aminoácidos entre las diferentes tomas del día (esto no tiene por qué suceder en la misma comida).

Ingredientes para 2 personas

  • 1/2 taza de arroz
  • 100g de alubias blancas
  • 1/2 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 1/2 cebolla
  • 5 dientes de ajo
  • Tomillo
  • Una cucharada de gomasio
  • Sal y aceite

Elaboración

La noche anterior, poner a remojo las alubias. Cocerlas normalmente.

Cortar la cebolla muy finita, y hacer lo mismo con los dientes de ajo. Calentar un chorro de aceite en una olla y echar en ella la cebolla y el ajo. Añadir sal y sofreír con el fuego al mínimo durante 10 minutos.

Mientras, ir lavando el calabacín y cortándolo en trozos muy pequeños. Pelas la zanahoria y cortarla a rodajas finitas. Incorporarlas a la olla con la cebolla y el ajo. Añadir un poco más de aceite y sal. Dejar que se cocinen durante 5-7 minutos.

Medir media taza de arroz e incorporarla a la olla. Remover bien y echar una taza y media de agua. Mantener el fuego al mínimo para que el arroz se cueza lentamente y coja sabor.

Cuando el agua esté casi evaporada, añadir las judías cocidas, buena cosa de tomillo y la cucharada de gomasio. Remover bien y corregir de sal. Ya está listo para servir :)

Puede acompañarse de un poco de pan. Yo he preferido combinarlo con papad, una torta típica hindú.

¿Os habéis quedado con la cara a cuadros cuando he nombrado el gomasio? Os explico lo que es. El gomasio consiste en una mezcla de semillas de sésamo y sal en una proporción de 14-15 partes de sésamo por una de sal marina. Las semillas de sésamo se muelen para facilitar la absorción de sus nutrientes por el organismo, ya que si no pueden ser expulsadas tal como las comimos. Con casi un 20% de proteínas, el sésamo constituye una gran fuente de calcio (aporta 5 veces más de este mineral que la leche de vaca). Aporta una gran cantidad de energía y grasas insaturadas (cardiosaludables).

Yo lo uso mucho como sustituto de la sal en las ensaladas. De vez en cuando me como una cucharadita de gomasio a palo seco, porque la verdad es que me encanta :p Os animo a probarlo!

Hasta pronto!

Berenjenas rellenas de trigo sarraceno

17 may

Hola a todos! Qué tal? Yo muy bien, contenta porque hace muuuuuy buen tiempo… incluso demasiado calor! El otro día me fui a estudiar a uno de los numerosos miradores de Lisboa, y casi me aso! Pero me encanta la sensación de que el verano ya está al llegar… la gente está más contenta, dan más ganas de salir a la calle, la playa me llama aunque de momento no pueda pisarla… La verdad es que cuando estoy en casa me siento muy inquieta, porque me gustaría estar por la calle dando vueltas, o por el campo, tomando el sol! Mirad que me gusta el invierno, pero siempre que llega este tiempo me alegro tanto… que no sé qué prefiero, honestamente!

Mi sugerencia de hoy es un plato buenísimo y muy completo, que pega tanto para el calor como para el frío. Son unas berenjenas rellenas de trigo sarraceno que seguro que os encantan. El trigo sarraceno es un cereal con muchísimo sabor y muy versátil, aunque no es muy conocido. Lo podéis encontrar en tiendas vegetarianas y/o ecológicas y en herboristerías.

Ingredientes para 2 personas

  • 1 berenjena grande
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 taza de anacardos
  • 1/3 taza de trigo sarraceno
  • Tomate frito
  • Orégano
  • Pimienta
  • Aceite y sal

Elaboración

Picar los anacardos hasta hacerlos polvo, literalmente ;)

 

Lavar bien la berenjena y quitarle la cabeza. Cortarla por la mitad a lo largo e introducirla en una fuente para horno, con la piel hacia abajo. Asarla al máximo de temperatura durante media hora, controlando que no se queme.

Mientras, ir picando la cebolla finamente y cortando el pimiento a trocitos pequeños. En una sartén grande, echar aceite y sofreír el pimiento y la cebolla a fuego lento durante unos 15 minutos. Echarles sal al gusto.

Tostar, en una sartén, el trigo sarraceno durante un par de minutos y luego cocerlo con el triple de agua de su volumen y un poco de sal.

Trigo sarraceno… ¿a que es bonito?

Cuando las berenjenas estén hechas, vaciarlas con la ayuda de un tenedor y de un cuchillo teniendo cuidado de no romperles la piel. Cortar con unas tijeras los trozos de su carne para que no sean demasiado largos e incorporarlos a la sartén de las verduras. Esparcirlas bien por toda la superficie de la sartén y subir un poco el fuego. Cocinar durante unos 5 minutos.

Añadir el trigo sarraceno a la sartén y los anacardos picados. Remover bien y mantener un par de minutos para que todo se amalgame. Echar el suficiente tomate frito como para que toda la mezcla se quede bien jugosa, y añadir orégano al gusto. Corregir de sal y retirar del fuego.

Echar un poco de tomate frito en la base de la fuente de horno. Poner las berenjenas encima y rellenarlas con la mezcla de verduras y trigo. Introducir en el horno durante 10 minutos más… y listoooooo!!!

¿Tienen buena cara o no? ;) Que aproveche!!!

Lo que veo cada mañana al despertar

15 may

 

 


 

 

 

 

 

 

Echaré de menos Lisboa…

Ensalada de mayo

14 may

Hola a todos!! Me alegra decir que el calor ha llegado definitivamente!! Ya he sacado mis pantalones cortos y mis camisetas de tirantes… y al igual que la ropa, la comida también cambia en esta época del año. Empiezan a apetecer las ensaladas y las sopas frías… y preparaos, porque tenéis que saber que las ensaladas me apasionan! Tanto pensarlas como hacerlas y comerlas… Hoy os traigo la primera de la temporada, a la que he bautizado ensalada de mayo. Vamos allá!

Ingredientes para 3/4 personas

  • 200g de espaguetti integrales (o de otro tipo de pasta)
  • 200g de garbanzos cocidos
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/3 de coliflor mediana
  • 1 tomate
  • 3 cucharadas de maíz dulce
  • 1/2 limón
  • 1 diente de ajo
  • Albahaca
  • Sal y aceite

Elaboración

Lavar bien todas las verduras. En una batidora / robot de cocina, echar la coliflor. Yo partí cada ramillete en 2 ó 3 trozos. Picarla hasta que quede finita, tipo cuscús. Si no tienes ningún utensilio que pique, ármate de paciencia y ponte a ello cuchillo en mano :p

Poner a cocer la pasta con un poco de sal y aceite. Si los garbanzos no están cocidos, los habremos dejado toda la noche a remojo y los coceremos durante unos 40 minutos.

Picar a cuadritos pequeños los pimientos y el tomate. Picar finamente el diente de ajo. En una fuente, juntar todas las verduras ya troceadas junto con el ajo. Regar la mezcla con el zumo de medio limón. Añadir albahaca (un puñadito), sal y aceite al gusto. Agregar los garbanzos y remover.

Cuando la pasta esté, agregarla a la ensalada. Como yo hice espaguetti, los corté con unas tijeras en trozos pequeños para que fueran más fáciles de comer.

Añadir un poquito más de sal y aceite si queréis ;)

 

Fácil y sencillo! Y fresco, fresco… para ir dándole la bienvenida al verano :D Hasta la próxima!

Sopa especiada de calabaza

11 may

Hola a todos! Qué tal? Yo la verdad es que un poco cansada, ¿será el cambio de tiempo? ¿Será el estrés de los exámenes y de los trabajos de la universidad? En dos semanas me presento al examen oficial de portugués, nivel C1, y estoy estudiando bastante (y preocupándome bastante también, jajaja! aunque no debería, porque lo principal es ir relajada!). Pero bueno, despacito y buena letra, y también buena comida como la que os voy a presentar a continuación… una deliciosa sopa especiada de calabaza con sabor oriental… riquísima!

Ingredientes para 3/4 personas

  • 1/2 cebolla
  • 250g de calabaza
  • 300g de tomate crudo en conserva
  • 120g de judías azuki cocidas
  • 1/2 litro de caldo de verduras
  • 1/2 vaso de cuscús
  • 1/2 limón
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de Garam Masala
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • Una pizca de pimienta
  • Aceite y sal
Elaboración
Si no tenemos las judías cocidas, dejarlas a remojo toda la noche y cocerlas al día siguiente mientras empezamos con los siguientes pasos:
Cortar la cebolla finita y, en una olla, sofreírla a fuego lento con bastante aceite y sal. Ir cortando la calabaza a cubos pequeños y añadirlos a la olla cuando la cebolla esté doradita. Mantener a fuego lento durante unos 7 minutos, removiendo de vez en cuando.
Añadir el tomate crudo con su jugo y subir el fuego un poco. Añadir todas las especias y el zumo de 1/2 limón y corregir de sal. Remover y mantener a fuego medio-bajo durante 5 minutos.
Agregar las azuki ya cocidas y remover. Con un tenedor, deshacer la calabaza todo lo que podáis para que se quede hecha “hilillos”, o al menos en trozos no muy grandes. Incorporar el caldo de verduras caliente y el cuscús. Esperar a que la pasta se cueza (unos 3-4 minutos) y retirar. Servir bien caliente :)
Así de fácil es! Aprovechad para hacerla ahora que aún no ha llegado el calor “bestia” (al menos no en Portugal, aunque claro, os lo dice una valenciana acostumbrada a temperaturas extremas, jeje :p).
Feliz fin de semana!

Pastel de sémola con cobertura de crema de verduras

9 may

Hola gente!! El verano ha llegado a Lisboa, y una gran subida en los grados nos ha sorprendido hoy! Qué bien se estaría en la playita o dando vueltas por la ciudad… pero la obligación es la obligación, y de momento toca estudiar y hacer trabajos! Y en casa tampoco se está tan mal! ;D

La receta de hoy es un pastel de sémola con cobertura de crema de verduras que me saqué de la manga el otro día… Ya que mis días en Lisboa están llegando a su fin (me queda mes y medio, snif snif) tengo que ir gastando ingredientes que tengo por los armarios, y de esos intentos desesperados por que nada sobre o caduque me salen cosillas como ésta, que no están nada mal (os advierto que éste es uno de esos platos que saben más ricos recalentados dos días después de haberlo cocinado… jeje).

Ingredientes para 3/4 personas

  • 100g de calabaza
  • 1/3 calabacín
  • 1/2 pimiento rojo
  • 150g de seitán
  • 1 taza de sémola fina
  • 1/2 cucharadita de tahini
  • 1 cucharada de margarina vegana no hidrogenada
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • Sal y aceite
  • Semillas de sésamo para decorar

Elaboración

Primero haremos la crema de verduras. Para ello es necesario lavar bien la calabaza, el calabacín y el pimiento (estos dos con la piel). Cortar la calabaza y el calabacín a cubos medianos. En un bol hondo y ancho introducir las verduras de modo que queden lo más esparcidas posible. Cubrir el bol con papel film e introducir en el microondas durante 12-15 minutos, vigilando que no se quemen.

Cuando estén blanditas, sacarlas y esperar a que se enfríen un poco. Seguidamente meterlas en una batidora de vaso / robot de cocina junto con un poco de nuez moscada, sal y la cucharadita de tahini, y batir hasta que la mezcla quede homogénea y cremosa. El agua que han despedido las verduras en el microondas será suficiente para que se bata bien, no hace falta añadir más. Reservar la crema.

Picar el seitán en la batidora hasta que quede a trozos muy pequeñitos. Añadirle pimienta y sal. Rehogarlo la sartén con un poco de aceite durante unos 5 minutos a fuego medio y reservar.

Precalentar el horno (yo lo mantuve al máximo durante todo el rato, pero como siempre digo depende del tipo de horno… hay que pillarles el tranquillo). En un cazo poner a calentar 2 tazas de agua con un poco de aceite y sal. Cuando hierva, apagar el fuego y echar la sémola. Al ser tan finita se hará en seguida, sin necesidad de mantenerla al fuego. Veréis que se queda como pastosa, tipo puré de patata. Añadir la cucharada de margarina vegana y remover hasta que se mezcle bien con la sémola.

En un cacharro de pyrex para horno, extender la sémola formando la capa base.

Primera capa de pastel (sémola)

Seguidamente, esparciremos el seitán por encima de la sémola, tal que así:

La última capa es la crema de verduras, que deberá cubrir bien el seitán.

Lo introducimos al horno durante unos 20 minutos (vigilad de vez en cuando para aseguraros de que la temperatura es la correcta)… y a disfrutar! :)

Podéis poner algunas semillitas de sésamo por encima para decorar.

Si la capa de sémola os parece demasiado grande, podéis hacer la mitad de la pasta. A mí me gustó así, pero quizá con un poco menos habría sido mejor ;)

Hasta pronto!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 156 seguidores