Comer con atención para vivir con más conciencia

22 Abr

Hola a todos!!

Hace unas semanas empecé a notar que necesitaba hacer algunos cambios en mi vida. Sobre todo, en mi vida interior. Me di cuenta de que estaba un poco “descentrada”, desviada de mis objetivos, olvidándome de disfrutar el día a día… Estaba dejándome llevar por el ajetreo diario, y eso provocaba que hiciera casi todo de mala gana. Las dos semanas que pasé en España de vacaciones me ayudaron a descansar y a reflexionar. Aunque las crisis resultan incómodas mientras duran, son lo que nos hace movernos, cambiar y tomar cartas en el asunto en lugar de observar pasivamente adónde nos lleva la vida (aunque, realmente, la vida no nos lleva a ningún sitio: siempre somos nosotros mismos los que lo hacemos, aunque sea más cómodo pensar lo contrario).

Pues bien, en España pensé qué pasos debía seguir para volver a mi centro y crecer un poco más como persona. Evoqué el último verano, en el que sentí más que nunca que estaba en armonía conmigo misma, e intenté recordar qué es lo que hacía para estar así. La primera respuesta vino rápido a mi mente: durante todo ese verano -quizá el 90% de los días- medité. No mucho, apenas 20 minutos diarios, pero mi cuerpo y mi mente lo agradecieron. Solía hacerlo nada más despertarme, antes de desayunar e irme a hacer deporte. Poco a poco fui notando los beneficios: mayor concentración, mayor bienestar emocional, mayor aceptación de mí misma… Al venir a Lisboa abandoné esa sana costumbre, por despiste durante las primeras semanas y por pereza después. Así que ahí tengo el primer hábito que voy a recuperar: la meditación.

La segunda cosa que hice el último verano fue algo que aprendí en un curso de desarrollo personal: el mapa del tesoro. Aunque a primera vista puede parecer algo muy simple e incluso infantil, doy fe de que funciona casi mágicamente. La cosa consiste en, primero, hacer una lista de objetivos o de metas que te gustaría alcanzar. No importa cuántas sean: mientras quepan en la cartulina, estará bien. Después hay que resumir esas metas en frases en positivo y en presente: por ejemplo, si en la lista has escrito “no quiero suspender los exámenes en junio”, en el mapa escribirás “apruebo los exámenes en junio”. Ahora hay que ir a la caza de imágenes o fotografías (pueden sacarse de Internet) que representen lo mejor posible aquello que quieres conseguir. Entonces tendrás que hacerte con una cartulina grande de un color que te guste y comenzar con el collage: yo utilicé rotuladores de muchos colores para escribir las frases, cada una en un tamaño y dispuesta de una forma (en círculo, en zig-zag, etc). Luego pegué cada foto al lado de su frase correspondiente, y finalmente dibujé un cho-ku-rei (uno de los símbolos del Rei-ki). La cartulina la colgué en una de las paredes de mi habitación, la que está al lado de mi cama y la primera que veo al despertarme. Así, muchas veces que estaba en mi habitación descansando sin dormir, miraba inconscientemente mi mapa del tesoro (que me quedó muy bonito, por cierto; supongo que eso también atraía mi mirada! :p). Se supone que en el mapa concentramos toda nuestra energía y, al verlo cada día, nos recordamos inconscientemente aquello que queremos, y nuestro cuerpo y nuestra mente se alinean para conseguirlo. Yo os puedo decir que mis objetivos a corto plazo se han cumplido (hacerme vegana, aprender nuevas recetas, hacer nuevos amigos, encontrar un piso bonito en Lisboa, aceptarme físicamente…), y los que tenía a medio plazo van bien encaminados (tener un año fantástico en Lisboa, ser más cariñosa, disfrutar del momento…). Como me quedan sólo dos meses en Portugal, aquí no haré un mapa del tesoro, pero sí voy a empezar a colgarme en mi habitación post-its con frases como las del mapa, para no salirme del camino. Cuando llegue a España haré un nuevo mapa, porque como os he dicho el que tengo ahora ya empieza a estar un poco desactualizado! :p

Y como cualquier camino hacia la atención y la consciencia es bueno, he decidido llevar mi práctica al terreno de la alimentación. Ya comenté en otra entrada que cada vez era más consciente de lo que mi cuerpo me pedía en lo que al comer se refiere. Pues bien, ahora voy a poner todas mis fuerzas en desarrollar esa “comunicación” con mi cuerpo todo lo que pueda. Esa decisión es sólo una de todas las que conforman este plan que empiezo hoy. Aquí van las demás:

  1. Prestar más atención cuando cocino. “Mimar” los alimentos, poner todas mis energías en su preparación.
  2. Agradecer (interiormente o en voz alta), cada vez que vaya a comenzar una comida, el poder alimentarme bien y sin carencias.
  3. Masticar, al menos, 20 veces cada bocado.
  4. Comer sin ninguna distracción externa (ni televisión –que no tengo-, ni ordenador… sólo exceptuando la compañía de otras personas) para concentrarme al máximo en los sabores, las sensaciones, las texturas y en cómo me hace sentirme lo que me estoy comiendo.
  5. Evitar cualquier estimulante (café, té, alcohol).

Voy a ponerme a prueba durante un mes (empezando mañana), durante el cual iré apuntando en una libretita los cambios que siento en cuanto a cuerpo y en cuanto a conciencia. Al final del mes escribiré en el blog sobre la experiencia :)

¿Qué os parece? ¿Alguien se anima a unirse? Seguro que es enriquecedor, descubriremos cosas de nosotros mismos y de nuestra relación con la comida, y salimos más conscientes y con nuevos y saludables hábitos. Animaos! :D

Hasta pronto!

Anuncios

9 comentarios to “Comer con atención para vivir con más conciencia”

  1. vegeasy 22 de abril de 2012 a 18:30 #

    Me apunto :) aunque más o menos sigo lo de alimentarme con “atención” pero algunos dias por las prisas no lo consigo.. a ver si soy capaz de hacerlo durante un mes! Ya te iré comentando en tus posts. Un saludo!!

    • lacocinaverde 22 de abril de 2012 a 21:45 #

      qué bien!! ya somos dos :D seguro que eres capaz, piensa que puedes! pensamiento positivo! jeje. ánimo y a poner todas nuestras fuerzas en el propósito ^^

  2. Alba (Mi vida con un vegano) 22 de abril de 2012 a 22:07 #

    Uauuuu! Yo lo que seguro hago es el mapa del tesoro. He intentado varias veces hacer listas del tipo “to do” en plan posicivo, pero las acabo escondiendo. Pero tu idea me ha encantado. Gracias Irene por compartir. :)

    • lacocinaverde 23 de abril de 2012 a 13:16 #

      lo del mapa del tesoro es una gozada, ya verás!! sólo el hacerlo ya hace que te lo pases bien ^^ no te olvides contarme cómo te ha quedado, eh?? :D

  3. Nihacc 24 de abril de 2012 a 19:58 #

    ¡¡Yo también me hago mapas de esos!! Aunque nunca los había oído con ese nombre, pero está chulo. La verdad es que pasas un rato agradable y a mi los que he hecho hasta ahora me han servido mucho. Yo uso fotos de revistas, o hago dibujitos… Hace tiempo que no hago uno, voy a tener que ponerme a ello :)

    • lacocinaverde 24 de abril de 2012 a 20:03 #

      qué guay!! pues sí, el rato que pasas haciéndolo es súper divertido, y de ver lo bonito que queda te vas motivando ^^

  4. pipadecalabaza 25 de abril de 2012 a 9:03 #

    Me encantan estos posts reflexivos ^_^

    Razón no te falta Irene… el mundo va demasiado rápido y muchas veces no nos damos cuenta y nos dejamos arrastrar por esas prisas sin sentido :-)

    Hay que apreciar cada uno de los instantes que vivimos, tocando, experimentando, mimando, cocinando… porque también creo y cada vez soy más consciente, de que la energía se transmite: tanto la positividad como la negatividad se contagian y más vale pecar de ser enérgico y lleno de vigorosidad que no de todo lo contrario. Seguro que el mundo sería un lugar indudablemente mejor :-)

    • lacocinaverde 25 de abril de 2012 a 10:26 #

      qué bonita aportación! muchas gracias :) muchas veces pienso que sería mejor si todos fuéramos con más alegría, energía, positividad… pero claro, con tanto estrés y cosas en la cabeza, no nos hacemos totalmente conscientes de ello. con lo bonita que es la vida, y cuántas veces se me olvida!
      un saludo!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Sándwich de mousse de alubias blancas con verduritas salteadas… (y reflexiones) « La Cocina Verde - 30 de abril de 2012

    […] hoy hace una semana que empecé a comer con más atención. Os traigo las primeras conclusiones de este plan que, poco a poco, va trayéndome mayor conciencia […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: