Reflexiones después de mi primera carrera de 15km

2 May

Hola! Ayer corrí, por fin, la carrera de 15km que se celebraba en Lisboa con motivo del 1 de mayo. Antes que nada, los resultados: hice 1:34:52, menos de lo que me esperaba, así que estoy contenta!! :D Eso no quita, claro, que llegara entre los 100 últimos… jajaja.

Bueno, mi principal objetivo era acabar la carrera, así que eso lo cumplí. Estoy acostumbrada a correr cada kilómetro en poco más de 6 minutos, así que hasta ahí todo igual. Yo veía esta carrera desde dos perspectivas: una, desde la del entrenamiento para siguientes carreras, porque no pensaba aumentar el ritmo (sería una locura hacerlo en mi primera carrera) y porque, al ser mi debut en el mundo de las carreras, quería más que nada fijarme en cómo éstas se vertebran, qué ambiente hay, qué se puede aprender de los demás corredores, etc. La segunda perspectiva era la de verla como un reto, pues ciertamente lo era: nunca antes había corrido 15km seguidos (casi: 14), y menos en un terreno con subidas y bajadas. Normalmente corro en llano, porque al lado de mi casa está el paseo del río Tajo que me ofrece unos 10km de asfalto sobre los que trotar.

Tengo que decir que el tiempo que hice fue una sorpresa: aunque he dicho que se adecúa al que normalmente hago (6 minutos y pico por kilómetro), en esta carrera esperaba tardar más. Primero, porque no conocía el recorrido al 100% y eso siempre puede ser causa de distracciones y retrasos, y segundo porque de los 9 a los 14 kilómetros todo era una subida constante. Teníamos que correr por una laaaarga avenida con una pendiente poco pronunciada pero inacabable. Ése era mi mayor miedo y la principal razón por la que sospechaba que tardaría más en completar la carrera, pero finalmente las cosas salieron bien e hice un tiempo que yo considero bastante bueno :)

El día de antes de la carrera ya me empecé a poner nerviosa. No salí a correr para estar lo más descansada posible, y cené un poco más de lo normal. Antes de dormir hice una visualización en la que yo estaba corriendo en la carrera, iba a un buen ritmo y llegaba a la meta fresca y feliz. La verdad es que a medida que visualizaba iba notando cómo los músculos de mis piernas se contraían, como si ya se estuvieran preparando para la acción.

Al día siguiente me desperté dos horas y media antes de que comenzase la carrera. Desayuné bastante: un vaso de leche de soja con copos de avena, weetabix, pasas y canela, un plátano y una tostada con paté de tofu y semillas. Nada más acabar de desayunar me sentí llena de energía y lista para correr lo que me echaran. Quería meditar un rato antes de salir de casa, pero no me dio tiempo y fui donde había quedado con João, el amigo con quien compartiría esta carrera.

Una vez en el estadio ya me fui contagiando del ambiente: había muchísima gente (95% hombres, todo hay que decirlo) calentando, estirando, recogiendo los dorsales… João y yo calentamos y estiramos un poco y 10 minutos antes de la hora de salida nos colocamos dentro del pelotón que se había formado en la línea de salida. Yo estaba súper nerviosa y a la vez expectante. Comenzó a llover poco antes de la hora. João y yo nos deseamos suerte mutuamente, y en seguida sonó la señal que daba por comenzada la carrera. João desapareció por delante y yo comencé tranquila, a mi ritmo y sin forzar mientras veía cómo una marabunta de personas vestidas de miles de colores chillones me adelantaba.

Siguió lloviendo durante los primeros 3 kilómetros, más o menos. Para mí el inicio fue lo más duro, en parte porque no lo tenía demasiado ubicado en el mapa. Fue cuando empecé a reconocer calles cuando me tranquilicé y me propuse disfrutar al máximo. No niego que me desmotivaba un poco comprobar que muchísima gente me adelantaba, pero luego pensé que esto era una carrera conmigo misma y con nadie más. Revisé mis objetivos, que eran acabar la carrera y, si era posible, conseguir un tiempo acorde con lo que había estado haciendo hasta ahora. No quería ganar ni demostrar nada a nadie, así que por qué agobiarme?

Los kilómetros desde Saldanha hasta Praça do Comércio (unos 4 más) fueron los más desahogados de la carrera, aunque no sé si los que más disfruté. Aún me estaba acomodando a la experiencia y a mi ritmo. El paisaje era tremendo: todo el centro de la ciudad cortado para que 1500 corredores pasaran por allí. Los turistas nos aplaudían desde las aceras, los organizadores nos animaban en los avituallamientos, la Avenida da Liberdade estaba preciosa con sus árboles ya verdes y el cielo nublado intentando colarse entre ellos…

A partir de el kilómetro 9 empezaba la subida, gradual pero larga. Recuerdo que cuando vi el cartel del kilómetro 9 colocado justo donde empieza la Avenida Almirante Reis (el comienzo del ascenso) pensé: “buff, ahora empieza lo duro”. Sin embargo, pensé que iba a acabar la carrera dando lo mejor de mí misma y que si había subido a pie esa avenida justo el día anterior, subirla corriendo no debía de suponer tanta diferencia. Así que seguí corriendo, dispuesta a bajar el ritmo si era necesario pero con la clara idea de no parar. A mitad de la avenida se abrió una brecha enorme entre yo y los demás participantes por detrás y por delante, y me recorrí todos esos kilómetros prácticamente sola. Llegó un momento en el que ya no sentía el peso del esfuerzo: iba cómoda, y pensé que sería bueno empezar a entrenar por cuestas algún día a la semana. De la carrera me llevo, entre otras cosas, el haber perdido el miedo a las cuestas.

En el kilómetro 14 se acabó la subida, y ya sólo quedaba uno para la meta. Me preguntaba todo el rato cuándo habría llegado João. En el último kilómetro aceleré un poco, animada por el pensamiento de que no quedaba nada y que ahora ya seguro que no iba a rendirme. Fue curioso, porque sentí que si la carrera hubiera sido una media maratón la podría haber corrido: estaba fresca y concentrada, como si me hubieran pulsado el botón automático y estuviera corriendo por inercia.

Cuando entré al estadio vi a João desde lejos. Comenzó a aplaudirme y a alzar los brazos: la verdad es que fue un momento súper emocionante. Noté un montón de chispas recorriendo mi cuerpo de abajo arriba, y me sentí muy satisfecha conmigo misma. La meta estaba a media pista de distancia. En ese momento comenzó a correr a mi lado un hombre mayor que me preguntó si era mi primera carrera. Le dije que sí, y me dijo que él tenía 70 años y que había corrido 30 maratones. Impresionante, eh? Me dio la enhorabuena y cruzamos juntos la meta. Mi plan era acelerar al entrar al estadio para ahorrarme unos segundos en el tiempo final, pero el ejemplo de experiencia y constancia de aquel hombre me enseñó mucho más que lo que podría haberme enseñado un mejor tiempo.

Al acabar la carrera pensé que habría sido genial que hubiera estado mi familia y mis amigos para recibirme. Puede que para ellos no significara mucho, pero para mí esto fue la prueba de que puedo superarme a mí misma, conseguir lo que me proponga y mejorar cada día. Seguro que hay más oportunidades en las que ellos podrán estar en la línea de meta ;)

Además de lo que ya he apuntado, lo que esta carrera me ha enseñado es que estas pruebas son un maravilloso instrumento de motivación. Si ya estaba comprometida con el correr, ahora me he propuesto nuevos retos como entrenar por cuestas, usar el pulsómetro que me ha prestado João para conocer mis pulsaciones y mis zonas de frecuencia carcíaca, dormir más para que mis músculos se recuperen adecuadamente del ejercicio… Y todo eso, claro, acompañado de una buena alimentación. La verdad es que me estoy haciendo una friki de la nutrición aplicada al deporte, y siempre que puedo me engancho a leer cosillas por Internet que me puedan ayudar a mejorar.

Así que nada, después de esta gran experiencia vuelvo más motivada todavía a entrenar, ahora con vistas a la media maratón… si he podido con 15 kilómetros, por qué no voy a poder con 22? ;)

Y gracias a João por compartir la carrera conmigo :) O teu apoio foi mesmo importante!

*Las fotos son de la carrera del año pasado; las de éste todavía no están subidas a la web oficial.

Anuncios

12 comentarios to “Reflexiones después de mi primera carrera de 15km”

  1. Maggie 2 de mayo de 2012 a 14:15 #

    ¡Felicitaciones! Debe sentirse espectacular el logro y la verdad es que te envidio sanamente por ello :p Ojalá yo pudiera tomar el hábito de correr y disfrutarlo (que estoy segura que es sólo cuestión de probar, que es lo que no hago, jeje).

    • lacocinaverde 4 de mayo de 2012 a 8:56 #

      gracias maggie!! claro que es sólo cuestión de probar. no lo pienses y empieza a correr! te aseguro que en seguida se convierte en algo muy satisfactorio ;) un saludo!

  2. Nihacc 2 de mayo de 2012 a 15:09 #

    ¡¡Felicidades!! Es un subidón de ánimo, ¿verdad? Y además el ambiente de las carreras suele ser genial. Yo en mi primera carrera estaba hecha un auténtico flan… y además cometí el error de principiante de apretar al principio, jeje… pero de todo se aprende. Se ve que la has pasado como una campeona :)
    Tu experiencia me anima con la media maratón, que es la semana que viene y me flaqueaba la decisión… como es la primera, da bastante respeto ;) Así que nada, ¡esta tarde toca sesión de entrenamiento!

    • lacocinaverde 4 de mayo de 2012 a 8:57 #

      ánimo con la media! dónde es? yo ya estoy planeando la de valencia, que es en octubre… yuju!!! la verdad es que sí que es un subidón y una motivación increíble… por eso creo que esto de las carreras vicia!!! :D

      • Nihacc 4 de mayo de 2012 a 11:11 #

        Es aquí en Zaragoza…

  3. beginveganbegun 3 de mayo de 2012 a 7:35 #

    ¡Enhorabuena!! Me alegro por ti, además me has animado a ir hoy a correr con un poco de motivación extra, aunque yo de momento la verdad es que no me planteo participar en ninguna carrera, todo se verá!

    • lacocinaverde 4 de mayo de 2012 a 8:58 #

      claro, tiempo al tiempo :) a mí nunca se me había ocurrido correr en una carrera así hasta que vi que ésta existía, y me dije: ¿por qué no? y no me arrepiento nada! :D

  4. gaviota 65 14 de agosto de 2012 a 14:12 #

    me sentí re identificada con el comentario, tambien yo corrí mis primeros 15km el domingo y fue emocionante, felicitaciones!!!

  5. escenu 14 de junio de 2013 a 9:36 #

    Muchas gracias por compartir este ejemplo de superación, me has animado a ponerme las pilas un poco más…Estoy empezando a correr casiiiii los 15 kilómetros pero me falla la alimentación mucho….y no sé como conseguir equilibrar mi dieta…tengo poca fuerza de voluntad para eso, pero lo conseguiré. Muchas gracias compañera y felicitaciones

  6. serranomaria5 4 de agosto de 2014 a 17:55 #

    dado que entreno bastante sola, y porque me gusto, me inspire y me guie mucho en tus palabras para mis primeros 15k, este domingo 3. La buena onda, la alimentación, en fin, sentí que no iba sola!GRacias por compartir…

  7. alan 16 de abril de 2016 a 15:25 #

    Muy buena tu experiencia …me encanto

  8. Mon 6 de mayo de 2016 a 3:07 #

    corro mis primeros 15k el domingo, soy de Colima, México, tengo una semana nerviosa y para mi mala suerte comencé con una infección en la garganta el lunes, he estado en curación extrema, espero mi carrera no se vea afectada por que tengo toda la fe y las ganas de correrla, es mas como un pacto conmigo misma, leer tu historia me anima a tener un poco mas de serenidad jeje, saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: