Tag Archives: calabacín

Arroz energético con alubias blancas

21 May

Hola! Después de un fin de semana de ausencia, regreso al blog sabiendo un poco más de portugués (porque a estudiarlo es a lo que he dedicado estos días) y con muuuchas ganas de cocinar! Hoy os traigo una receta muy sencilla, un arroz energético con alubias blancas. Como la mezcla de alimentos con diferentes aminoácidos es muy importante para conseguir proteínas completas, desde hace unos meses pongo mucha atención en que, en cada comida, tenga asegurados los 21 aminoácidos necesarios (esto se logra fácilmente mezclando alimentos ricos en proteína, como las legumbres, con ingredientes con carbohidratos, como los cereales). Si no es posible, “reparto” los aminoácidos entre las diferentes tomas del día (esto no tiene por qué suceder en la misma comida).

Ingredientes para 2 personas

  • 1/2 taza de arroz
  • 100g de alubias blancas
  • 1/2 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 1/2 cebolla
  • 5 dientes de ajo
  • Tomillo
  • Una cucharada de gomasio
  • Sal y aceite

Elaboración

La noche anterior, poner a remojo las alubias. Cocerlas normalmente.

Cortar la cebolla muy finita, y hacer lo mismo con los dientes de ajo. Calentar un chorro de aceite en una olla y echar en ella la cebolla y el ajo. Añadir sal y sofreír con el fuego al mínimo durante 10 minutos.

Mientras, ir lavando el calabacín y cortándolo en trozos muy pequeños. Pelas la zanahoria y cortarla a rodajas finitas. Incorporarlas a la olla con la cebolla y el ajo. Añadir un poco más de aceite y sal. Dejar que se cocinen durante 5-7 minutos.

Medir media taza de arroz e incorporarla a la olla. Remover bien y echar una taza y media de agua. Mantener el fuego al mínimo para que el arroz se cueza lentamente y coja sabor.

Cuando el agua esté casi evaporada, añadir las judías cocidas, buena cosa de tomillo y la cucharada de gomasio. Remover bien y corregir de sal. Ya está listo para servir :)

Puede acompañarse de un poco de pan. Yo he preferido combinarlo con papad, una torta típica hindú.

¿Os habéis quedado con la cara a cuadros cuando he nombrado el gomasio? Os explico lo que es. El gomasio consiste en una mezcla de semillas de sésamo y sal en una proporción de 14-15 partes de sésamo por una de sal marina. Las semillas de sésamo se muelen para facilitar la absorción de sus nutrientes por el organismo, ya que si no pueden ser expulsadas tal como las comimos. Con casi un 20% de proteínas, el sésamo constituye una gran fuente de calcio (aporta 5 veces más de este mineral que la leche de vaca). Aporta una gran cantidad de energía y grasas insaturadas (cardiosaludables).

Yo lo uso mucho como sustituto de la sal en las ensaladas. De vez en cuando me como una cucharadita de gomasio a palo seco, porque la verdad es que me encanta :p Os animo a probarlo!

Hasta pronto!

Pastel de sémola con cobertura de crema de verduras

9 May

Hola gente!! El verano ha llegado a Lisboa, y una gran subida en los grados nos ha sorprendido hoy! Qué bien se estaría en la playita o dando vueltas por la ciudad… pero la obligación es la obligación, y de momento toca estudiar y hacer trabajos! Y en casa tampoco se está tan mal! ;D

La receta de hoy es un pastel de sémola con cobertura de crema de verduras que me saqué de la manga el otro día… Ya que mis días en Lisboa están llegando a su fin (me queda mes y medio, snif snif) tengo que ir gastando ingredientes que tengo por los armarios, y de esos intentos desesperados por que nada sobre o caduque me salen cosillas como ésta, que no están nada mal (os advierto que éste es uno de esos platos que saben más ricos recalentados dos días después de haberlo cocinado… jeje).

Ingredientes para 3/4 personas

  • 100g de calabaza
  • 1/3 calabacín
  • 1/2 pimiento rojo
  • 150g de seitán
  • 1 taza de sémola fina
  • 1/2 cucharadita de tahini
  • 1 cucharada de margarina vegana no hidrogenada
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • Sal y aceite
  • Semillas de sésamo para decorar

Elaboración

Primero haremos la crema de verduras. Para ello es necesario lavar bien la calabaza, el calabacín y el pimiento (estos dos con la piel). Cortar la calabaza y el calabacín a cubos medianos. En un bol hondo y ancho introducir las verduras de modo que queden lo más esparcidas posible. Cubrir el bol con papel film e introducir en el microondas durante 12-15 minutos, vigilando que no se quemen.

Cuando estén blanditas, sacarlas y esperar a que se enfríen un poco. Seguidamente meterlas en una batidora de vaso / robot de cocina junto con un poco de nuez moscada, sal y la cucharadita de tahini, y batir hasta que la mezcla quede homogénea y cremosa. El agua que han despedido las verduras en el microondas será suficiente para que se bata bien, no hace falta añadir más. Reservar la crema.

Picar el seitán en la batidora hasta que quede a trozos muy pequeñitos. Añadirle pimienta y sal. Rehogarlo la sartén con un poco de aceite durante unos 5 minutos a fuego medio y reservar.

Precalentar el horno (yo lo mantuve al máximo durante todo el rato, pero como siempre digo depende del tipo de horno… hay que pillarles el tranquillo). En un cazo poner a calentar 2 tazas de agua con un poco de aceite y sal. Cuando hierva, apagar el fuego y echar la sémola. Al ser tan finita se hará en seguida, sin necesidad de mantenerla al fuego. Veréis que se queda como pastosa, tipo puré de patata. Añadir la cucharada de margarina vegana y remover hasta que se mezcle bien con la sémola.

En un cacharro de pyrex para horno, extender la sémola formando la capa base.

Primera capa de pastel (sémola)

Seguidamente, esparciremos el seitán por encima de la sémola, tal que así:

La última capa es la crema de verduras, que deberá cubrir bien el seitán.

Lo introducimos al horno durante unos 20 minutos (vigilad de vez en cuando para aseguraros de que la temperatura es la correcta)… y a disfrutar! :)

Podéis poner algunas semillitas de sésamo por encima para decorar.

Si la capa de sémola os parece demasiado grande, podéis hacer la mitad de la pasta. A mí me gustó así, pero quizá con un poco menos habría sido mejor ;)

Hasta pronto!

Verduras al vino asadas con tofu

7 May

Hoy he comido esta delicia facilísima de hacer: unas verduras al vino asadas con tofu. Os sorprenderá lo sencillo que es de preparar y lo versátil que es, pues se puede utilizar como guarnición, como entrante, como mezcla para bocadillos o tostas, como plato principal, como acompañamiento de pastas o arroces… Y encima está buenísimo, de verdad! :D

Ingredientes para dos personas

  • 1/2 pimiento
  • 1/3 calabacín
  • 1 patata
  • 120g de setas
  • 1/2 cebolla
  • 100g de tofu
  • 2 tomates
  • 1/3 vaso de vino blanco
  • 1/2 limón
  • Tomillo
  • Romero
  • Aceite y sal

Elaboración

Precalentar el horno. Yo el mío lo precalenté al máximo y así lo mantuve durante toda la cocción, pero no sé deciros cuántos grados eran porque no está indicado (es lo que tiene vivir en una casa antigua y de alquiler…).

Cortar la cebolla en tiras largas. Pelas la patata y cortarla a taquitos. Lavar bien el resto de verduras (menos el tomateeeee!) y cortarlas en trozos pequeños (excepto las setas, que irán a tiras), más o menos como 1/3 de dedo (de la mano, claro!). Hacer lo mismo con el tofu. Esparcir todos estos ingredientes en una fuente apta para horno. Echar tomillo y romero al gusto por encima, y buena cosa de sal. A continuación exprimir el medio limón y regar las verduras con su zumo. Ir echando aceite a lo largo y ancho de toda la bandeja haciendo un zig-zag e introducir en el horno. Mantener durante 20 minutos. Si la bandeja es pequeña como la mía y has tenido que amontonar las verduras, remueve de vez en cuando para asegurarte de que se hacen todas.

Pasados los 20 minutos, sacar la bandeja y añadir el vino. Introducir 25 minutos más. Luego sacar de nuevo el recipiente y añadir los tomates pelados y partidos por la mitad. Remover bien e introducir de nuevo en el horno. Al cabo de 15 minutos estará listo para servir.

Et voilà!! Riquísimo!! Espero que os guste! :D

Sándwich de mousse de alubias blancas con verduritas salteadas… (y reflexiones)

30 Abr

Hola a todos! Empieza una nueva semana en Lisboa, y también en este blog que está a puntito de cumplir 4 meses :)

Justo hoy hace una semana que empecé a comer con más atención. Os traigo las primeras conclusiones de este plan que, poco a poco, va trayéndome mayor conciencia a la hora de comer:

  1. Me he dado cuenta de que la mayoría de veces como en una postura inadecuada: estoy demasiado inclinada sobre el plato y con las piernas cruzadas. Además, como con la tripa en tensión. Poco a poco voy cambiando esto.
  2. Antes siempre comía fruta después de comer y de cenar, además de en el desayuno y a veces para merendar. Ahora la he eliminado de la comida y de la cena, porque leí en diversas fuentes que el proceso de digestión de la fruta es diferente al del resto de alimentos y puede causar molestias. Efectivamente, desde que no tomo fruta junto con otros alimentos noto las digestiones más ligeras y rápidas. De hecho, ayer después de comer me apeteció una naranja y me estuvo dando la vara en el estómago durante toda la tarde.
  3. Estoy prestando más atención a lo que me apetece, escuchando a mi cuerpo. A veces me he despertado con la idea de desayunar una cosa y cuando lo iba a preparar me daba cuenta de que realmente eso no era lo que me apetecía, y lo he cambiado. Cada vez distingo mejor lo que me apetece físicamente de lo que me apetece psicológicamente.
  4. Estoy notando texturas y sabores que antes no percibía tan bien. Entre los alimentos que he “redescubierto” están el brócoli, las judías azuki, la avena, el mango, el pepino…
  5. Al final de las comida suelo aumentar la velocidad, porque veo que se acaba y empiezo a pensar en lo que tengo que hacer a continuación, y me acelero. Otra cosa de la que intento ser consciente y cambiarla.
  6. A pesar de que a veces es difícil comer sola, aun cuando he estado con más gente me ha sido más fácil y placentero poner más atención en lo que estaba comiendo. Aunque interactuar con otros ha restado concentración al hecho de comer, la diferencia no ha sido tan grande como había esperado.
  7. Como he dicho antes, mis digestiones son más ligeras y si alguna vez tengo la sensación de estar llena, ésta no suele durar. Puedo acabar de comer y sentir que estoy algo llena, pero a los diez minutos la sensación desaparece. Antes esa sensación podía durar horas.
  8. Algunas veces he tenido la impresión de que, a parte de comiendo, estaba alimentando y nutriendo a mi cuerpo. No sólo masticaba y tragaba, sino que podía notar la energía de los alimentos entrando a mi cuerpo.
  9. He descubierto el placer de dejar un pequeño hueco en el estómago en vez de llenarse totalmente hasta no poder comer más.
  10. Algo que me he preguntado varias veces durante estos días: ¿por qué renunciamos al placer de, simplemente, comer? ¿Por qué tenemos que comer encarados a una pantalla de televisión o a un ordenador? Si ponemos los 5 sentidos en la comida, ésta nos sabe mejor y somos más conscientes del proceso de comer. Hay todo un universo de sensaciones dentro de los alimentos que nos estamos perdiendo por mantenernos “multiocupados” mientras comemos. ¿No nos gusta tanto comer? ¡A ver si es verdad y lo hacemos sin más distracciones!

Y éstos son los primeros 10 puntos clave de este proceso de comer con atención. Como veis me está yendo muy bien, y estoy descubriendo muchas cosas de mí misma y de mi relación con la comida. Todo acompañado de un poquito de meditación diaria y de ejercicio físico… ¡y vamos avanzando! :)

Ahora pasemos a la receta!! La foto que habéis visto al principio de la entrada corresponde al sándwich de mousse de alubias blancas con verduritas salteadas que me he comido hoy. Seguid leyendo si queréis saber cómo se hace…

Ingredientes para dos personas

  • 4 rebanadas de pan de molde integral con semillas
  • Mousse de alubias blancas*
  • 1/2 calabacín
  • 6 champiñones
  • Un poco de sal y aceite

*Ingredientes para la mousse de alubias blancas

  • 1/2 taza de alubias blancas cocidas
  • 30g de tofu
  • 1 cucharadita de tahini
  • 1 cucharadita de Garam Masala
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 60ml de agua

Elaboración

Para la mousse sólo hay que introducir todos los ingredientes en una batidora o robot de cocina y batir! Si se quiere una textura más cremosa, añadir más tofu; si se quiere más líquido, añadir agua.

Lavar los champiñones y el calabacín. Cortarlos a láminas y saltearlos en una sartén con un chorrito de aceite y sal.

Untar las rebanadas base con la mousse.

Disponer encima de la mousse las verduritas salteadas y tapar con la otra rebanada.

Si queréis, podéis acompañar el sándwich con una ensalada. La mía era de lechuga, tomate, aguacate, remolacha y gomasio. Muuuy refrescante!

Espero que os guste. A disfrutar!

Ñammmmm!

 

Curry de garbanzos con cuscús

18 Abr

Buenas tardes!!! Aquí me hallo, preparada para actualizar una vez más!! Aprovecho también para despedirme por unos días, porque mañana me voy a Edimburgo con mi amigo João a ver a María! :D Prometo hacer fotos y colgar algunas de ellas! Y también, cómo no, traer crónicas de los restaurantes vegetarianos que visitemos… que seguro que alguno cae!

La comida de hoy está hecha de recursos neveriles que tenía que gastar antes de irme. A veces tengo la impresión de que cuando tenemos que gastar cosas para que no se pongan malas, mejor fluye la creatividad y mejores recetas nos salen. Al menos, a mí me pasa :p

Ahí vamos con este curry de garbanzos con cuscús :)

Ingredientes para 2 personas

  • 140g de garbanzos
  • 200g de calabaza
  • 150g de calabacín
  • 1 cebolla pequeña
  • 200ml de nata vegetal
  • 2 cucharaditas de pasta de curry rojo
  • 1/2 taza de cuscús
  • 1 taza de agua
  • Curry en polvo
  • Cúrcuma
  • Aceite y sal

Elaboración

Cocer los garbanzos siguiendo las instrucciones del paquete.

Cocinar la calabaza al vapor en cubos pequeños. Partir finamente la cebolla y sofreírla a fuego lento en una sartén con un poco de aceite y sal. Cortar el calabacín en semicírculos y añadirlo a la sartén. Cuando la calabaza esté cocinada, echarla también a la sartén. Subir un poco el fuego e incorporar el curry en polvo y la cúrcuma. Remover y volver a bajar el fuego.

Cocer el cuscús. Para ello, llevar a ebullición en una pequeña cacerola la medida de agua de una taza con un poco de aceite y sal y, entonces, echar el cuscús y bajar el fuego al mínimo, removiendo hasta que se chupe toda el agua. Reservar.

Escurrir los garbanzos cocidos y añadirlos a las verduras. Echar la nata vegetal con las 2 cucharaditas de pasta de curry rojo y subir a fuego medio sin parar de remover hasta que la nata se torne más pastosa. Servir junto con el cuscús.

Yo he acompañado este plato con un papad, que es una torta típica de la cocina hindú. Yo la compré en una tienda de productos hindúes, y las había de muchas variedades; ésta concretamente tenía sabor a la mezcla de especias garam masala.

Como veis, un plato completo con proteínas (los garbanzos) e hidratos de carbono (cuscús y verduras), además de con grasas vegetales (la nata vegetal).

Nos vemos el domingo! :)

Hamburguesas de arroz y verduritas

17 Abr

Hola a todoooooos! :D Hoy estoy súper animada! Estoy haciendo un plan de correr para bajar de 60 minutos a 45 en 10 kilómetros, así que voy a correr casi cada día. Eso se nota en la energía que tengo, en la vitalidad y en el buen humor. Y también en las ganas de alimentarme cada vez más sano y acorde a lo que necesita mi cuerpo =)

Hoy he hecho estas hamburguesas de arroz y verduras un poco a la aventura, porque no sabía si se quedarían sólidas y homogéneas o no. Finalmente he conseguido que lo estuvieran, aunque a la hora de ponerlas en el plato se han desmembrado un poquito. ¿Qué me aconsejáis? Quizá debería ponerles más arroz. Os dejo la receta!

Ingredientes para 8 hamburguesas

  • 1 taza de arroz
  • 150g de champiñones
  • 120g de brócoli
  • 80g de calabacín
  • 300g de tofu
  • 40ml de salsa de soja
  • Un poco de aceite y sal
Elaboración
Pon a cocer el arroz en una olla con un poco de aceite y sal.
Lava bien los champiñones, el calabacín y el brócoli. Si tienes picadora/batidora, pica finamente las verduras en ella. Si no, ármate de paciencia y de amor y córtalas a trocitos pequeños con un buen cuchillo. Resérvalas en un bol ancho.
Cuando el arroz esté cocido, escurrirle el agua sobrante. Echarlo en un plato y aplastar los granos con ayuda de una cuchara o un tenedor. Incorporarlo entonces a la mezcla de verduras.
Desmenuzar el tofu en un plato y bañarlo con la salsa de soja. Mezclarlo bien para que se impregne todo. Juntarlo con los demás ingredientes y removerlos bien para que se unan.
Ir cogiendo bolas de mezcla y formar las hamburguesas. Calentar un chorrito de aceite en una sartén (también se pueden hacer al horno) y cocinarlas a la plancha, dorando cada cara durante 5 minutos a fuego bajo.
Puedes servirlas con un poquito de salsa de tomate casera y unas semillas de lino :)
Que aproveche!! Hasta pronto!

Torta de cuscús con verduras y tofu

13 Abr

Hola! Os saludo desde mi ordenador nuevo! El antiguo murió hace dos meses, durante los cuales he estado utilizando diferentes ordenadores: el de mis compañeras de piso, el de mi hermano, el de mi madre… Ahora por fin tengo un equipo en el que almacenar todas mis fotos de recetas! Y lo inauguro con ésta de torta de cuscús con verduras y tofu. Espero que os guste! :)

 

Ingredientes para una torta (una o dos personas)

  • 80g de cuscús
  • 5 champiñones
  • 1/2 calabacín pequeño
  • 70g de tofu
  • Fécula de patata
  • Agua
  • Laurel en polvo
  • Albahaca
  • Un poco de tomate frito
  • Aceite y sal

Elaboración

Tostamos el cuscús en una sartén durante unos minutos, a fuego medio-alto. Ponemos en una olla un poco más de agua del volumen del cuscús. Cuando hierva echamos la pasta, bajamos el fuego sin llegar a apagarlo y removemos constantemente hasta que el cuscús absorba el líquido. Reservamos.

Cortamos los champiñones y el calabacín a láminas En una sartén pequeña (del tamaño que tendrá la torta) los sofreímos con un poco de aceite y sal. Mientras se hacen, añadir en un vaso con 2 dedos de agua 4 cucharaditas de fécula de patata. Remover hasta que ambos ingredientes se unan bien.

Deshacer el tofu hasta que adquiera el aspecto de migas de pan. Añadir a la sartén de las verduras junto con el laurel y la albahaca. Remover. En el cacharro del cuscús, añadir un poco de la mezcla de fécula de patata y remover. Esta mezcla de fécula de patata y cuscús no tiene que quedar demasiado líquida, así que controlad cuánta fécula echáis.

Añadir el cuscús con la fécula de patata a la sartén cuando el tofu se haya dorado ligeramente. Extender la mezcla por toda la sartén para que no queden huecos. Bajar el fuego a un poco más del mínimo para que la torta se cuaje y se solidifique sin quemarse. A los cinco minutos aproximadamente, darle la vuelta con la ayuda de un plato. Mantener por la otra cara unos cinco minutos más y sacar. Puede servirse con un poco de salsa de tomate frito por encima.

Está buenísima! Y admite cualquier salsa y otros tipos de verduras. Atreveos! ;)