Tag Archives: champiñones

Sándwich de mousse de alubias blancas con verduritas salteadas… (y reflexiones)

30 Abr

Hola a todos! Empieza una nueva semana en Lisboa, y también en este blog que está a puntito de cumplir 4 meses :)

Justo hoy hace una semana que empecé a comer con más atención. Os traigo las primeras conclusiones de este plan que, poco a poco, va trayéndome mayor conciencia a la hora de comer:

  1. Me he dado cuenta de que la mayoría de veces como en una postura inadecuada: estoy demasiado inclinada sobre el plato y con las piernas cruzadas. Además, como con la tripa en tensión. Poco a poco voy cambiando esto.
  2. Antes siempre comía fruta después de comer y de cenar, además de en el desayuno y a veces para merendar. Ahora la he eliminado de la comida y de la cena, porque leí en diversas fuentes que el proceso de digestión de la fruta es diferente al del resto de alimentos y puede causar molestias. Efectivamente, desde que no tomo fruta junto con otros alimentos noto las digestiones más ligeras y rápidas. De hecho, ayer después de comer me apeteció una naranja y me estuvo dando la vara en el estómago durante toda la tarde.
  3. Estoy prestando más atención a lo que me apetece, escuchando a mi cuerpo. A veces me he despertado con la idea de desayunar una cosa y cuando lo iba a preparar me daba cuenta de que realmente eso no era lo que me apetecía, y lo he cambiado. Cada vez distingo mejor lo que me apetece físicamente de lo que me apetece psicológicamente.
  4. Estoy notando texturas y sabores que antes no percibía tan bien. Entre los alimentos que he “redescubierto” están el brócoli, las judías azuki, la avena, el mango, el pepino…
  5. Al final de las comida suelo aumentar la velocidad, porque veo que se acaba y empiezo a pensar en lo que tengo que hacer a continuación, y me acelero. Otra cosa de la que intento ser consciente y cambiarla.
  6. A pesar de que a veces es difícil comer sola, aun cuando he estado con más gente me ha sido más fácil y placentero poner más atención en lo que estaba comiendo. Aunque interactuar con otros ha restado concentración al hecho de comer, la diferencia no ha sido tan grande como había esperado.
  7. Como he dicho antes, mis digestiones son más ligeras y si alguna vez tengo la sensación de estar llena, ésta no suele durar. Puedo acabar de comer y sentir que estoy algo llena, pero a los diez minutos la sensación desaparece. Antes esa sensación podía durar horas.
  8. Algunas veces he tenido la impresión de que, a parte de comiendo, estaba alimentando y nutriendo a mi cuerpo. No sólo masticaba y tragaba, sino que podía notar la energía de los alimentos entrando a mi cuerpo.
  9. He descubierto el placer de dejar un pequeño hueco en el estómago en vez de llenarse totalmente hasta no poder comer más.
  10. Algo que me he preguntado varias veces durante estos días: ¿por qué renunciamos al placer de, simplemente, comer? ¿Por qué tenemos que comer encarados a una pantalla de televisión o a un ordenador? Si ponemos los 5 sentidos en la comida, ésta nos sabe mejor y somos más conscientes del proceso de comer. Hay todo un universo de sensaciones dentro de los alimentos que nos estamos perdiendo por mantenernos “multiocupados” mientras comemos. ¿No nos gusta tanto comer? ¡A ver si es verdad y lo hacemos sin más distracciones!

Y éstos son los primeros 10 puntos clave de este proceso de comer con atención. Como veis me está yendo muy bien, y estoy descubriendo muchas cosas de mí misma y de mi relación con la comida. Todo acompañado de un poquito de meditación diaria y de ejercicio físico… ¡y vamos avanzando! :)

Ahora pasemos a la receta!! La foto que habéis visto al principio de la entrada corresponde al sándwich de mousse de alubias blancas con verduritas salteadas que me he comido hoy. Seguid leyendo si queréis saber cómo se hace…

Ingredientes para dos personas

  • 4 rebanadas de pan de molde integral con semillas
  • Mousse de alubias blancas*
  • 1/2 calabacín
  • 6 champiñones
  • Un poco de sal y aceite

*Ingredientes para la mousse de alubias blancas

  • 1/2 taza de alubias blancas cocidas
  • 30g de tofu
  • 1 cucharadita de tahini
  • 1 cucharadita de Garam Masala
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 60ml de agua

Elaboración

Para la mousse sólo hay que introducir todos los ingredientes en una batidora o robot de cocina y batir! Si se quiere una textura más cremosa, añadir más tofu; si se quiere más líquido, añadir agua.

Lavar los champiñones y el calabacín. Cortarlos a láminas y saltearlos en una sartén con un chorrito de aceite y sal.

Untar las rebanadas base con la mousse.

Disponer encima de la mousse las verduritas salteadas y tapar con la otra rebanada.

Si queréis, podéis acompañar el sándwich con una ensalada. La mía era de lechuga, tomate, aguacate, remolacha y gomasio. Muuuy refrescante!

Espero que os guste. A disfrutar!

Ñammmmm!

 

Anuncios

Hamburguesas de arroz y verduritas

17 Abr

Hola a todoooooos! :D Hoy estoy súper animada! Estoy haciendo un plan de correr para bajar de 60 minutos a 45 en 10 kilómetros, así que voy a correr casi cada día. Eso se nota en la energía que tengo, en la vitalidad y en el buen humor. Y también en las ganas de alimentarme cada vez más sano y acorde a lo que necesita mi cuerpo =)

Hoy he hecho estas hamburguesas de arroz y verduras un poco a la aventura, porque no sabía si se quedarían sólidas y homogéneas o no. Finalmente he conseguido que lo estuvieran, aunque a la hora de ponerlas en el plato se han desmembrado un poquito. ¿Qué me aconsejáis? Quizá debería ponerles más arroz. Os dejo la receta!

Ingredientes para 8 hamburguesas

  • 1 taza de arroz
  • 150g de champiñones
  • 120g de brócoli
  • 80g de calabacín
  • 300g de tofu
  • 40ml de salsa de soja
  • Un poco de aceite y sal
Elaboración
Pon a cocer el arroz en una olla con un poco de aceite y sal.
Lava bien los champiñones, el calabacín y el brócoli. Si tienes picadora/batidora, pica finamente las verduras en ella. Si no, ármate de paciencia y de amor y córtalas a trocitos pequeños con un buen cuchillo. Resérvalas en un bol ancho.
Cuando el arroz esté cocido, escurrirle el agua sobrante. Echarlo en un plato y aplastar los granos con ayuda de una cuchara o un tenedor. Incorporarlo entonces a la mezcla de verduras.
Desmenuzar el tofu en un plato y bañarlo con la salsa de soja. Mezclarlo bien para que se impregne todo. Juntarlo con los demás ingredientes y removerlos bien para que se unan.
Ir cogiendo bolas de mezcla y formar las hamburguesas. Calentar un chorrito de aceite en una sartén (también se pueden hacer al horno) y cocinarlas a la plancha, dorando cada cara durante 5 minutos a fuego bajo.
Puedes servirlas con un poquito de salsa de tomate casera y unas semillas de lino :)
Que aproveche!! Hasta pronto!

Torta de cuscús con verduras y tofu

13 Abr

Hola! Os saludo desde mi ordenador nuevo! El antiguo murió hace dos meses, durante los cuales he estado utilizando diferentes ordenadores: el de mis compañeras de piso, el de mi hermano, el de mi madre… Ahora por fin tengo un equipo en el que almacenar todas mis fotos de recetas! Y lo inauguro con ésta de torta de cuscús con verduras y tofu. Espero que os guste! :)

 

Ingredientes para una torta (una o dos personas)

  • 80g de cuscús
  • 5 champiñones
  • 1/2 calabacín pequeño
  • 70g de tofu
  • Fécula de patata
  • Agua
  • Laurel en polvo
  • Albahaca
  • Un poco de tomate frito
  • Aceite y sal

Elaboración

Tostamos el cuscús en una sartén durante unos minutos, a fuego medio-alto. Ponemos en una olla un poco más de agua del volumen del cuscús. Cuando hierva echamos la pasta, bajamos el fuego sin llegar a apagarlo y removemos constantemente hasta que el cuscús absorba el líquido. Reservamos.

Cortamos los champiñones y el calabacín a láminas En una sartén pequeña (del tamaño que tendrá la torta) los sofreímos con un poco de aceite y sal. Mientras se hacen, añadir en un vaso con 2 dedos de agua 4 cucharaditas de fécula de patata. Remover hasta que ambos ingredientes se unan bien.

Deshacer el tofu hasta que adquiera el aspecto de migas de pan. Añadir a la sartén de las verduras junto con el laurel y la albahaca. Remover. En el cacharro del cuscús, añadir un poco de la mezcla de fécula de patata y remover. Esta mezcla de fécula de patata y cuscús no tiene que quedar demasiado líquida, así que controlad cuánta fécula echáis.

Añadir el cuscús con la fécula de patata a la sartén cuando el tofu se haya dorado ligeramente. Extender la mezcla por toda la sartén para que no queden huecos. Bajar el fuego a un poco más del mínimo para que la torta se cuaje y se solidifique sin quemarse. A los cinco minutos aproximadamente, darle la vuelta con la ayuda de un plato. Mantener por la otra cara unos cinco minutos más y sacar. Puede servirse con un poco de salsa de tomate frito por encima.

Está buenísima! Y admite cualquier salsa y otros tipos de verduras. Atreveos! ;)

Visita a una nave de champiñones

6 Abr

Villamalea es un pueblo de 4000 habitantes de la comarca de la Manchuela, en la provincia de Albacete. Su economía se ha basado tradicionalmente en el trabajo del campo:

  • Hasta hace quince años, los comienzos del otoño se dedicaban a recoger la rosa del azafrán.
  • El cultivo de la ciruela también está muy extendido en Villamalea. El fruto se exporta en su mayoría.
  • Existen dos cooperativas vitivinícolas: entre las dos recogen anualmente 30 millones de kilos de uva.
  • Una de las cooperativas de vino posee olivos. A partir de sus frutos se elabora el aceite virgen de Villamalea.
  • Los cientos de naves de champiñón que salpican las tierras de Villamalea son un símbolo de esta población.

La industria del champiñón se constituye alrededor de Champinter, una cooperativa fundada en 1977 por Enrique Carrasco y Cándido Martínez que cuenta hoy con más de mil socios. Éstos cultivan champiñones y setas a partir del compost de Champinter, y una vez crecidos la cooperativa los distribuye por supermercados de toda España.

Aunque las naves de champiñón surgieron como pequeños negocios familiares, el aumento de la demanda y la reducción de la mano de obra las ha ido convirtiendo en auténticas naves industriales. Una de ellas es la de la familia Ibáñez-Larrey, que emplea hoy a unas 20 personas. Su nave alberga otras 10 naves de cultivo acondicionadas para generar champiñón los 365 días del año.

Una de las naves de la familia Ibáñez-Larrey

Cada nave está programada para ser “limpiada” un día concreto; así, todos los días sale de aquí cantidad suficiente para mantener a la empresa. Sin embargo, no todo el producto puede ser comercializado: alrededor de 450 kilos diarios de champiñones se desechan por no cumplir los requisitos mínimos de textura o de tamaño. El Corte Inglés y Mercadona, dos de los principales clientes de Champinter, exigen que la calidad del champiñón sea siempre óptima.

Champiñones creciendo

Los champiñones se dejan crecer en las naves hasta que alcanzan el tamaño necesario para ser recogidos

Los trabajadores de esta industria reponen el compost y recogen, laminan y envasan los champiñones. Observar la rutina de una nave de champiñón es curioso, pues parece que en ella los métodos de la agricultura tradicional y los de la producción en masa se entremezclan. En la nave Ibáñez-Larrey todos los miembros de la familia desempeñan alguna función: transportan cajas, cortan los hongos que están listos para consumir… Este ambiente sencillo, aunque no puede no contagiarse al resto de empleados, contrasta con la sala en la que ocho mujeres laminan champiñón a la velocidad de quien trabaja a destajo.

Proceso de laminado de los champiñones

Mis abuelos son de Villamalea, así que cuando vinieron a verme a Lisboa me trajeron champiñones y setas recién recogidos. Aquí os enlazo algunas de las recetas que hice con ellos. Champinter, como he dicho, distribuye a Mercadona y a El Corte Inglés, así que podéis adquirir estas deliciosas setas fácilmente.

Meloso de alubias blancas con arroz y setas

Bulgur de primavera con aroma a frutos secos

Pasta con tofu y champiñones

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Canelones rellenos de seitán y setas

4 Abr

Buenos días!! Hoy os traigo unos deliciosos canelones rellenos de seitán y setas. Los hice el otro día y a mi familia les encantaron. Son muy sencillos de hacer, y sorprenden. Animaos a hacerlos! ;)

Ingredientes para 3 personas

  • 9 placas de canelones
  • 300g de seitán
  • 100g de setas
  • 100g de champiñones
  • 12 tomates cherry
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • Bechamel de soja (receta aquí)
  • Levadura de cerveza
  • Semillas de girasol fritas y saladas
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Albahaca
  • Aceite y sal

Elaboración

Lavamos las setas y los champiñones. En una picadora (yo utilicé la Thermomix de mi madre), introducimos el seitán cortado en cubos medianos y las setas y los champiñones laminados (para que se piquen mejor). Lo picamos todo hasta que se quede una mezcla con la consistencia de un paté, más o menos.

En una sartén con un chorro de aceite echamos la mezcla de seitán y setas. La cocinamos a fuego medio-alto durante 10 minutos. Mientras, vamos lavando y partiendo a mitades los tomates cherry. Cuando se cumplan los 10 minutos, los añadimos a la sartén, removemos y subimos un poco el fuego. Incorporamos también las dos cucharadas de tomate frito. Añadimos el orégano, la pimienta y la albahaca al gusto. Cuando los tomates se hayan reblandecido, bajamos el fuego para mantener la mezcla caliente.

Cocemos las placas de canelones siguiendo las instrucciones del paquete. Hacemos la bechamel de soja (la receta que he adjuntado se hace con bechamel de avena. Hay dos opciones: una, cocinar la bechamel con leche de avena; dos, con las mismas cantidades e igual proceso, sustituir la leche de avena por leche de soja NO ENDULZADA).

En un paño limpio, disponer las placas de canelones ya cocidas e ir rellenándolas con la mezcla de seitán, setas y tomate. En cuencos individuales (como el de la foto) o en una bandeja grande apta para horno, ir colocando los canelones ya rellenados. Añadir la bechamel por encima hasta cubrir los canelones. Espolvorear levadura de cerveza por la superficie, así como unas pocas semillas de girasol. Gratinar en el horno durante 6-7 minutos y servir.

Sencillamente buenísimos :) Los 100g de setas y 100g de champiñones pueden sustituirse por cualquier clase de hongo. En cuanto a la bechamel, es conveniente que sea bastante líquida, para lo que tendremos que añadir más leche de soja si vemos que la mezcla adopta una consistencia más sólida.

Por cierto, me gustaría anunciar aquí que en la Cafetería L’Espresso de Valencia el lunes 9 de abril haremos una merienda vegana. Desde hace poco más de un mes, allí están ofreciéndose desayunos y meriendas veganos con bollería casera, leches vegetales, cereales y galletas veganos, etc. El lunes que viene habrá, durante la tarde, degustación gratuita de bollería vegana y precios especiales para otros productos veganos o que incluyan leche vegetal.

Capuccino con leche vegetal, magdalenas veganas, bizcocho de algarroba y galletas de manzana y algarroba. Todo vegano! :)

Capuccino con leche vegetal, magdalenas veganas, bizcocho de algarroba y galletas de manzana y algarroba. Todo vegano! :)

Podéis enteraros de las novedades de L’Espresso en su página de Facebook. El local se encuentra en la C/ Paz nº40 de Valencia. Si sois de Valencia o de cerca o ese día estáis por allí, no dudéis en ir y traer a vuestros amigos. Seguro que os encanta! ;)

Hasta mañana!!

Berenjenas rellenas de soja y verduras

23 Mar

Holaaaaaaaa!!! Ayer al acabar de actualizar el blog me fui a la manifestación por la huelga general de Portugal. Me llevé la cámara porque tenía que hacer fotos para un trabajo, y entre otros personajes curiosos me encontré a éste:

Supongo que cualquier momento es bueno para dar a conocer tus ideales y quejarte por lo que no te gusta. ¿Qué pensáis vosotros?

En fin, que la manifestación acabó de forma regular. La policía se ensañó con varios periodistas y alguno que otro ha tenido que ser hospitalizado. Parece que los agentes portugueses no son tan civilizados como ellos mismos nos aseguraron en la sentada que hicimos ante la embajada española la semana en que la policía española cargaron contra los estudiantes del instituto valenciano Lluís Vives.

Bueno, después de esta pequeña introducción voy con la receta de hoy, unas berenjenas rellenas de toda la vida.

Ingredientes para 3 personas

  • 2 berenjenas grandes
  • 100g de soja texturizada
  • 150g de champiñones
  • 1/2 calabacín grande
  • 2 cebollas medianas
  • 1 bote de tomate crudo en conserva
  • Medio vaso de tomate frito
  • 2 cucharadas de queso vegano (yo utilicé de la marca Tofutti con sabor a cebolla)
  • Comino
  • Orégano
  • Pimienta
  • Albahaca
  • Romero
  • Aceite y sal

Ingredientes

Partir las berenjenas a lo largo por la mitad. Echarles sal por encima y dejarlas reposar durante unos 20 minutos o media hora. Después lavarlas y ponerlas a hervir en una olla grande.

En una picadora, picar la soja texturizada en crudo hasta que se quede hecha polvillo. Hidratarla en agua durante unos 15 minutos. Luego quitarle el agua tanto como sea posible.

Cortar la cebolla en juliana. En una sartén grande, sofreírla con aceite y sal. Mientras partir los champiñones y el calabacín y añadirlos a la mezcla. Cuando estén sofritos, añadir la soja texturizada y remover. Cuando se dore un poco, añadir las especias al gusto (excepto el romero) y remover.

Subir el fuego al máximo y añadir el tomate crudo. Esperar a que se deshaga mientras removemos. Incorporar las dos cucharadas de queso y deshacerlas con una cuchara de madera.

Vaciar las berenjenas con un tenedor y echar su carne a la mezcla. Remover para que se junte con los demás ingredientes.

En una fuente apta para horno formar una cama fina de tomate frito. Disponer las berenjenas encima y rellenarlas con la mezcla de verduras y soja. Espolvorear un poco de romero por encima.

Rellenando las berenjenas... :p

Si tenéis un buen horno, podéis echar queso vegano por la superficie de las berenjenas y gratinarlas. Nuestro horno sólo calienta por debajo, así que nunca podemos gratinar nada. De todos modos, hemos metido un las berenjenas 10 minutos a temperatura máxima para calentarlas.

Y a disfrutar!

 

Risotto blanco de bulgur

21 Mar

Bom dia!! Hace unas semanas publiqué una receta de bulgur. Hoy repito con este versátil cereal y os traigo un risotto blanco de bulgur. ¿Por qué risotto? Pues porque la técnica que he seguido para cocinarlo ha sido la misma que utilizo para los risottos (y que Jordi me enseñó): cocer el cereal utilizado (en este caso bulgur; normalmente, arroz) junto con las verduras y el caldo añadido poco a poco. Espero que os guste el invento!

Ingredientes para 3 personas

  • 1 taza de bulgur
  • 150gr de champiñones
  • 1/2 coliflor mediana
  • 1 chorrito de vino blanco
  • Caldo de verduras
  • 1 cucharada de margarina
  • Aceite y sal

Elaboración

Lavar los champiñones y la coliflor. Cortar los champiñones a láminas finas. Deshacer la coliflor en ramilletes y cortarlos en trozos pequeños. Introducirlos en la batidora de vaso y picarlos; si no tenéis batidora, podéis (con paciencia) cortarlos finitos con un cuchillo.

En una sartén echar un poco de aceite y, cuando se caliente, añadir los champiñones y la coliflor. Salar y sofreír a fuego medio sin que las verduras lleguen a dorarse. Entonces incorporar el bulgur y remover; echar el chorrito de vino y esperar a que el alcohol se evapore. A fuego medio-bajo, para que el bulgur se cueza, comenzar a echar cazos de caldo de verduras (cuando una tanda esté a punto de evaporarse, echar otra).

Cuando el bulgur esté cocido, bajar el fuego al mínimo y añadir la cucharada de margarina. Remover hasta que se deshaga. Servir recién hecho.