Tag Archives: limón

Ensalada de mayo

14 May

Hola a todos!! Me alegra decir que el calor ha llegado definitivamente!! Ya he sacado mis pantalones cortos y mis camisetas de tirantes… y al igual que la ropa, la comida también cambia en esta época del año. Empiezan a apetecer las ensaladas y las sopas frías… y preparaos, porque tenéis que saber que las ensaladas me apasionan! Tanto pensarlas como hacerlas y comerlas… Hoy os traigo la primera de la temporada, a la que he bautizado ensalada de mayo. Vamos allá!

Ingredientes para 3/4 personas

  • 200g de espaguetti integrales (o de otro tipo de pasta)
  • 200g de garbanzos cocidos
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/3 de coliflor mediana
  • 1 tomate
  • 3 cucharadas de maíz dulce
  • 1/2 limón
  • 1 diente de ajo
  • Albahaca
  • Sal y aceite

Elaboración

Lavar bien todas las verduras. En una batidora / robot de cocina, echar la coliflor. Yo partí cada ramillete en 2 ó 3 trozos. Picarla hasta que quede finita, tipo cuscús. Si no tienes ningún utensilio que pique, ármate de paciencia y ponte a ello cuchillo en mano :p

Poner a cocer la pasta con un poco de sal y aceite. Si los garbanzos no están cocidos, los habremos dejado toda la noche a remojo y los coceremos durante unos 40 minutos.

Picar a cuadritos pequeños los pimientos y el tomate. Picar finamente el diente de ajo. En una fuente, juntar todas las verduras ya troceadas junto con el ajo. Regar la mezcla con el zumo de medio limón. Añadir albahaca (un puñadito), sal y aceite al gusto. Agregar los garbanzos y remover.

Cuando la pasta esté, agregarla a la ensalada. Como yo hice espaguetti, los corté con unas tijeras en trozos pequeños para que fueran más fáciles de comer.

Añadir un poquito más de sal y aceite si queréis ;)

 

Fácil y sencillo! Y fresco, fresco… para ir dándole la bienvenida al verano :D Hasta la próxima!

Anuncios

Sopa especiada de calabaza

11 May

Hola a todos! Qué tal? Yo la verdad es que un poco cansada, ¿será el cambio de tiempo? ¿Será el estrés de los exámenes y de los trabajos de la universidad? En dos semanas me presento al examen oficial de portugués, nivel C1, y estoy estudiando bastante (y preocupándome bastante también, jajaja! aunque no debería, porque lo principal es ir relajada!). Pero bueno, despacito y buena letra, y también buena comida como la que os voy a presentar a continuación… una deliciosa sopa especiada de calabaza con sabor oriental… riquísima!

Ingredientes para 3/4 personas

  • 1/2 cebolla
  • 250g de calabaza
  • 300g de tomate crudo en conserva
  • 120g de judías azuki cocidas
  • 1/2 litro de caldo de verduras
  • 1/2 vaso de cuscús
  • 1/2 limón
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de Garam Masala
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • Una pizca de pimienta
  • Aceite y sal
Elaboración
Si no tenemos las judías cocidas, dejarlas a remojo toda la noche y cocerlas al día siguiente mientras empezamos con los siguientes pasos:
Cortar la cebolla finita y, en una olla, sofreírla a fuego lento con bastante aceite y sal. Ir cortando la calabaza a cubos pequeños y añadirlos a la olla cuando la cebolla esté doradita. Mantener a fuego lento durante unos 7 minutos, removiendo de vez en cuando.
Añadir el tomate crudo con su jugo y subir el fuego un poco. Añadir todas las especias y el zumo de 1/2 limón y corregir de sal. Remover y mantener a fuego medio-bajo durante 5 minutos.
Agregar las azuki ya cocidas y remover. Con un tenedor, deshacer la calabaza todo lo que podáis para que se quede hecha “hilillos”, o al menos en trozos no muy grandes. Incorporar el caldo de verduras caliente y el cuscús. Esperar a que la pasta se cueza (unos 3-4 minutos) y retirar. Servir bien caliente :)
Así de fácil es! Aprovechad para hacerla ahora que aún no ha llegado el calor “bestia” (al menos no en Portugal, aunque claro, os lo dice una valenciana acostumbrada a temperaturas extremas, jeje :p).
Feliz fin de semana!

Verduras al vino asadas con tofu

7 May

Hoy he comido esta delicia facilísima de hacer: unas verduras al vino asadas con tofu. Os sorprenderá lo sencillo que es de preparar y lo versátil que es, pues se puede utilizar como guarnición, como entrante, como mezcla para bocadillos o tostas, como plato principal, como acompañamiento de pastas o arroces… Y encima está buenísimo, de verdad! :D

Ingredientes para dos personas

  • 1/2 pimiento
  • 1/3 calabacín
  • 1 patata
  • 120g de setas
  • 1/2 cebolla
  • 100g de tofu
  • 2 tomates
  • 1/3 vaso de vino blanco
  • 1/2 limón
  • Tomillo
  • Romero
  • Aceite y sal

Elaboración

Precalentar el horno. Yo el mío lo precalenté al máximo y así lo mantuve durante toda la cocción, pero no sé deciros cuántos grados eran porque no está indicado (es lo que tiene vivir en una casa antigua y de alquiler…).

Cortar la cebolla en tiras largas. Pelas la patata y cortarla a taquitos. Lavar bien el resto de verduras (menos el tomateeeee!) y cortarlas en trozos pequeños (excepto las setas, que irán a tiras), más o menos como 1/3 de dedo (de la mano, claro!). Hacer lo mismo con el tofu. Esparcir todos estos ingredientes en una fuente apta para horno. Echar tomillo y romero al gusto por encima, y buena cosa de sal. A continuación exprimir el medio limón y regar las verduras con su zumo. Ir echando aceite a lo largo y ancho de toda la bandeja haciendo un zig-zag e introducir en el horno. Mantener durante 20 minutos. Si la bandeja es pequeña como la mía y has tenido que amontonar las verduras, remueve de vez en cuando para asegurarte de que se hacen todas.

Pasados los 20 minutos, sacar la bandeja y añadir el vino. Introducir 25 minutos más. Luego sacar de nuevo el recipiente y añadir los tomates pelados y partidos por la mitad. Remover bien e introducir de nuevo en el horno. Al cabo de 15 minutos estará listo para servir.

Et voilà!! Riquísimo!! Espero que os guste! :D

Sándwich de mousse de alubias blancas con verduritas salteadas… (y reflexiones)

30 Abr

Hola a todos! Empieza una nueva semana en Lisboa, y también en este blog que está a puntito de cumplir 4 meses :)

Justo hoy hace una semana que empecé a comer con más atención. Os traigo las primeras conclusiones de este plan que, poco a poco, va trayéndome mayor conciencia a la hora de comer:

  1. Me he dado cuenta de que la mayoría de veces como en una postura inadecuada: estoy demasiado inclinada sobre el plato y con las piernas cruzadas. Además, como con la tripa en tensión. Poco a poco voy cambiando esto.
  2. Antes siempre comía fruta después de comer y de cenar, además de en el desayuno y a veces para merendar. Ahora la he eliminado de la comida y de la cena, porque leí en diversas fuentes que el proceso de digestión de la fruta es diferente al del resto de alimentos y puede causar molestias. Efectivamente, desde que no tomo fruta junto con otros alimentos noto las digestiones más ligeras y rápidas. De hecho, ayer después de comer me apeteció una naranja y me estuvo dando la vara en el estómago durante toda la tarde.
  3. Estoy prestando más atención a lo que me apetece, escuchando a mi cuerpo. A veces me he despertado con la idea de desayunar una cosa y cuando lo iba a preparar me daba cuenta de que realmente eso no era lo que me apetecía, y lo he cambiado. Cada vez distingo mejor lo que me apetece físicamente de lo que me apetece psicológicamente.
  4. Estoy notando texturas y sabores que antes no percibía tan bien. Entre los alimentos que he “redescubierto” están el brócoli, las judías azuki, la avena, el mango, el pepino…
  5. Al final de las comida suelo aumentar la velocidad, porque veo que se acaba y empiezo a pensar en lo que tengo que hacer a continuación, y me acelero. Otra cosa de la que intento ser consciente y cambiarla.
  6. A pesar de que a veces es difícil comer sola, aun cuando he estado con más gente me ha sido más fácil y placentero poner más atención en lo que estaba comiendo. Aunque interactuar con otros ha restado concentración al hecho de comer, la diferencia no ha sido tan grande como había esperado.
  7. Como he dicho antes, mis digestiones son más ligeras y si alguna vez tengo la sensación de estar llena, ésta no suele durar. Puedo acabar de comer y sentir que estoy algo llena, pero a los diez minutos la sensación desaparece. Antes esa sensación podía durar horas.
  8. Algunas veces he tenido la impresión de que, a parte de comiendo, estaba alimentando y nutriendo a mi cuerpo. No sólo masticaba y tragaba, sino que podía notar la energía de los alimentos entrando a mi cuerpo.
  9. He descubierto el placer de dejar un pequeño hueco en el estómago en vez de llenarse totalmente hasta no poder comer más.
  10. Algo que me he preguntado varias veces durante estos días: ¿por qué renunciamos al placer de, simplemente, comer? ¿Por qué tenemos que comer encarados a una pantalla de televisión o a un ordenador? Si ponemos los 5 sentidos en la comida, ésta nos sabe mejor y somos más conscientes del proceso de comer. Hay todo un universo de sensaciones dentro de los alimentos que nos estamos perdiendo por mantenernos “multiocupados” mientras comemos. ¿No nos gusta tanto comer? ¡A ver si es verdad y lo hacemos sin más distracciones!

Y éstos son los primeros 10 puntos clave de este proceso de comer con atención. Como veis me está yendo muy bien, y estoy descubriendo muchas cosas de mí misma y de mi relación con la comida. Todo acompañado de un poquito de meditación diaria y de ejercicio físico… ¡y vamos avanzando! :)

Ahora pasemos a la receta!! La foto que habéis visto al principio de la entrada corresponde al sándwich de mousse de alubias blancas con verduritas salteadas que me he comido hoy. Seguid leyendo si queréis saber cómo se hace…

Ingredientes para dos personas

  • 4 rebanadas de pan de molde integral con semillas
  • Mousse de alubias blancas*
  • 1/2 calabacín
  • 6 champiñones
  • Un poco de sal y aceite

*Ingredientes para la mousse de alubias blancas

  • 1/2 taza de alubias blancas cocidas
  • 30g de tofu
  • 1 cucharadita de tahini
  • 1 cucharadita de Garam Masala
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 60ml de agua

Elaboración

Para la mousse sólo hay que introducir todos los ingredientes en una batidora o robot de cocina y batir! Si se quiere una textura más cremosa, añadir más tofu; si se quiere más líquido, añadir agua.

Lavar los champiñones y el calabacín. Cortarlos a láminas y saltearlos en una sartén con un chorrito de aceite y sal.

Untar las rebanadas base con la mousse.

Disponer encima de la mousse las verduritas salteadas y tapar con la otra rebanada.

Si queréis, podéis acompañar el sándwich con una ensalada. La mía era de lechuga, tomate, aguacate, remolacha y gomasio. Muuuy refrescante!

Espero que os guste. A disfrutar!

Ñammmmm!

 

Tabulé lisboeta

3 Mar

Boa tarde! Marzo es el mes sin carne, una iniciativa que organizan desde el blog Gastronomía Vegana. Consiste en que los blogs que quieran participar incluyan el dibujo de arriba en sus entradas, y actualicen con recetas, anécdotas, información sobre veganismo, etc. Este año, el primero de La Cocina Verde, participo, claro que sí! Todo sea por difundir el veganismo :)

Hoy, receta de tabulé, es decir, ensalada de cuscús. Lo único especial que tiene éste es que ha sido cocinado en Lisboa con diversos ingredientes seleccionados aleatoriamente… jeje. Ahí va:

Ingredientes para 5 personas

  • 400g de cuscús
  • 1 pepino
  • 1 tomate
  • Olivas negras
  • Alcaparras
  • 1 champiñón
  • 1/2 cebolla
  • 1 zanahoria rallada
  • Pasas
  • 1 aguacate pequeño
  • Zumo de 1 limón
  • Albahaca
  • Orégano
  • Sal y aceite

Elaboración

Cocer el cuscús. Para que los granos se queden sueltos, introducir la pasta en un bol y echarle un chorro de aceite. Remover para que todos los granitos se impregnen de él. Luego cubrirlo con dos vasos de agua caliente y dejar reposar 5 minutos. Seguidamente, cocerlo añadiendo otro vaso más de agua, sal y otro chorrito de aceite, removiendo constantemente con un tenedor hasta que el agua se evapore.

Cortar todas las verduras finitas. Disponer la pasta en una fuente y colocar encima todos los demás ingredientes. Regar con el zumo de limón, la albahaca y el orégano.

Esta ensalada puede hacerse con todos los ingredientes que imaginéis. Es muy rápida y fácil de hacer, y muy refrescante. Queda bien como plato principal o como entrante.

Guacamole

18 Ene

Jelouuuuuuuuuu!!! Tengo que decir que esto de tener un blog de cocina me anima a cocinar y a experimentar con los alimentos. Ver que visitáis el blog y que me habláis de él es un aliciente para continuar actualizando diariamente :) La verdad es que me apasiona la cocina, y es algo que me sorprende porque hasta hace unos meses no me había llamado la atención en absoluto. A veces pienso que he encontrado mi pasión… ^^ Me paso el día pensando en qué es lo próximo que puedo cocinar, qué alimento nuevo puedo probar… me encantaaaaaaa! Y encima cuento con unas compis de piso y con unos amigos que se ofrecen como conejillos de indias y prueban casi cada plato que cocino… :D

El guacamole que os traigo hoy lo preparé anoche. Sé los ingredientes que suele tener esta receta y puse las cantidades a mi gusto. He aquí el resultado:

Ingredientes para un plato pequeño lleno

  • 2 aguacates maduros
  • 1/2 cebolla roja
  • 1 tomate pequeño
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1 diente de ajo
  • Sal
  • Semillas de sésamo para decorar

Elaboración:

Con la ayuda de una cuchara, vaciar la carne del aguacate y disponer en un bol. Aplastar con un tenedor hasta hacer masa.

Echar el zumo del limón y remover. Picar el diente de ajo con un mortero e incorporar. Picar la cebolla fina y el tomate a trozos pequeños y echar a la mezcla. Remover bien.

Salar al gusto. Al servir, decorar con semillas de sésamo.

ñam...

La típica forma de comerse el guacamole es con nachos, pero yo lo unté en pan tostado y en tortitas de maíz. Y buenísimo! Me encanta el guacamole y, en general, todo lo que tenga aguacate :D Que además es un fruto muy nutritivo: contiene los ácidos grasos esenciales y muchas proteínas. Sus grasas no favorecen la formación de colesterol, y la gran cantidad de vitamina E le convierte en una gran fuente de antioxidantes.

Así que a darle duro al aguacate :p

Fins demà!!!